Todo empezó con unos corazones

Hace unos meses una amiga me pidió ayuda para la comunión de su Sobrina, iban a celebrarla al aire libre y le encargaron la decoración, en concreto hacer corazones de cartulina para colgar de los arboles.

Dándole vueltas pensé que mejor hacerlos de tela que quedarían más vistosos y además durarían mucho, así que este fue el resultado de la colección “Piti” que siempre guardaré con mucho cariño y de la que salió Bisweet.

Anuncios